Alocución del Presidente Juan Manuel Santos sobre decisiones de La Haya

17/03/2016
Alocución del Presidente Juan Manuel Santos sobre decisiones de La Haya

Colombianos:

Para que la Corte Internacional de Justicia siga siendo considerada como el principal órgano judicial de las Naciones Unidas, “ella NO puede permitir ser vista como una corte a donde los Estados pueden volver a traer a su consideración las mismas disputas una y otra vez.

“Ese escenario destruye la certeza, la estabilidad y el carácter definitivo de las sentencias que esta corte debe ofrecer.

“Permitir esta acción (de Nicaragua) constituye algo injurioso para el Estado demandado, así como para el funcionamiento del sistema judicial de resolución de las disputas internacionales”.

Estas palabras no son mías.

Son de los magistrados que forman parte de la mitad de la Corte Internacional de Justicia que estuvo de acuerdo con los argumentos de Colombia, y que se opuso a que dicha Corte permitiera que Nicaragua regresara por segunda vez a pedir lo mismo que ya le habían negado en 2012, es decir, solicitar la ampliación de su área de plataforma continental… a costa nuestra.

El tema era –y es– cosa juzgada y NO se podía volver a abrir.

Al decidir la Corte tramitar la demanda, incurrió en al menos tres contradicciones:

Primero, NO respetó su propio fallo del año 2012.

Segundo, desconoció su Estatuto, que indica que no puede reabrir un caso ya cerrado

Y tercero, pretende que Colombia aplique un tratado del cual no hacemos parte, como es la Convención sobre Derecho del Mar.

Vale la pena citar otras palabras de los magistrados que conforman esa mitad de la Corte que votó a favor de los argumentos de Colombia:

“La incoherencia de la posición de la mayoría de la Corte está ahí a la vista de todos”.

“Uno no debe poder golpear por segunda vez en la puerta de la Corte para pedirle que examine de nuevo la misma pretensión”.

Ante estas flagrantes contradicciones –que señalan sus mismos magistrados–, decidí que Colombia NO seguirá compareciendo ante la Corte Internacional de Justicia en este asunto.

Los colombianos pueden estar seguros ¬–muy seguros– de que todos unidos vamos a seguir defendiendo hasta el último centímetro de nuestro territorio.

Por eso he llamado a formar un frente unido, firme, inquebrantable para proteger los intereses de Colombia en nuestro mar Caribe.

Y debo decir que la respuesta a esta convocatoria ha sido muy positiva.

Agradezco el respaldo que recibí de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores para tomar esta decisión.

Además, quiero agradecer a los expresidentes que han manifestado su apoyo a esta decisión inspirada exclusivamente en la defensa de los más altos intereses nacionales.

También agradezco a los presidentes del Senado y de la Cámara, a los representantes de los partidos políticos y los representantes de los gremios económicos –que me acompañan–, que han venido a manifestar su respaldo.

Y los múltiples apoyes espontáneos de los ciudadanos, de la gente común y corriente, que hemos recibido.

Todos ellos respaldan esta decisión porque saben que es la decisión correcta.

Igualmente, doy las gracias a nuestros compatriotas del Archipiélago –a los raizales, a su Gobernador– por su apoyo.

Aquí estamos y seguiremos estando, defendiendo sus derechos y la integridad del Archipiélago.

Compatriotas:

Ante esta decisión injuriosa para Colombia, todos los colombianos estamos en la obligación de unirnos por el tiempo que sea necesario y con todos los recursos a nuestro alcance para defender la soberanía y la dignidad de nuestra nación.

Buenas noches

 

 

font + font - contrast